Romanos 3


1 ¿Qué ventaja tiene, pues, el judío? ¿De qué aprovecha la circuncisión?
2 De mucho, en todos los aspectos. Primero, ciertamente, porque les ha sido confiada la palabra de Dios.[1]
3 ¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? Su incredulidad, ¿habrá hecho nula la fidelidad de Dios?[2]
4 ¡De ninguna manera! Antes bien, sea Dios veraz y todo hombre mentiroso; como está escrito:
"Para que seas justificado en tus palabras,
y venzas cuando seas juzgado".[3]
5 Y si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será injusto Dios al dar el castigo? (Hablo como hombre.)
6 ¡De ninguna manera! De otro modo, ¿cómo juzgaría Dios al mundo?
7 Pero si por mi mentira la verdad de Dios abundó para su gloria, ¿por qué aún soy juzgado como pecador?[4]
8 ¿Y por qué no decir (como se nos calumnia, y como algunos, cuya condenación es justa, afirman que nosotros decimos): "Hagamos males para que vengan bienes"?[5]
9 ¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? ¡De ninguna manera!,[6] pues hemos demostrado[7] que todos, tanto judíos como gentiles, están bajo el pecado.
10 Como está escrito:
"No hay justo, ni aun uno;
11 no hay quien entienda,
no hay quien busque a Dios.
12 Todos se desviaron,a una se hicieron inútiles;
no hay quien haga lo bueno,no hay ni siquiera uno.[8]
13 Sepulcro abierto es su garganta;
con su lengua engañan.[9]
Veneno de víboras haydebajo de sus labios;[10]
14 su boca está llena de maldicióny de amargura.[11]
15 Sus pies se apresuranpara derramar sangre;
16 destrucción y miseriahay en sus caminos;
17 y no conocieron camino de paz.[12]
18 No hay temor de Diosdelante de sus ojos".[13]
19 Pero sabemos que todo lo que la Ley dice, lo dice a los que están bajo la Ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios,
20 porque por las obras de la Ley ningún ser humano será justificado delante de él,[14] ya que por medio de la Ley es el conocimiento del pecado.
21 Pero ahora, aparte de la Ley, se ha manifestado la justicia de Dios,[15] testificada por la Ley y por los Profetas:[16]
22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo,[17] para todos los que creen en él, porque no hay diferencia,
23 por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios,[18]
24 y son justificados[19] gratuitamente por su gracia, mediante la redención[20] que es en Cristo Jesús,
25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre,[21] para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto,[22] en su paciencia, los pecados pasados,
26 con miras a manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo y el que justifica al que es de la fe de Jesús.
27 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe.
28 Concluimos, pues, que el hombre es justificado por la fe sin las obras de la Ley.[23]
29 ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles,
30 porque Dios es uno,[24] y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión.
31 Luego, ¿por la fe invalidamos la Ley?[25] ¡De ninguna manera! Más bien, confirmamos la Ley.
Notas
[1] 3.2 Sal 147.19-20. El tema se amplía en Ro 9.4-5.
[2] 3.3 Cf. 2 Ti 2.13.
[3] 3.4 Sal 51.4 (gr.). Sea Dios veraz: El salmo citado afirma que, si Dios fuera sometido a juicio, sería evidente que tiene la razón.
[4] 3.7 Objeciones como esta son las que Pablo pone en boca de su supuesto interlocutor (Ro 2.1-11 n.).
[5] 3.8 Cf. Ro 6.1-2,15.
[6] 3.9 ¡De ninguna manera!: es decir, ¡Claro que no![7] 3.9 Hemos demostrado: Cf. Ro 1.18--2.29.
[8] 3.10-12 Sal 14.1-3; 53.1-3.
[9] 3.13 Con su lengua engañan: Sal 5.9.
[10] 3.13 Sal 140.3.
[11] 3.14 Sal 10.7.
[12] 3.15-17 Is 59.7-8.
[13] 3.18 Sal 36.1.
[14] 3.20 Sal 143.2; cf. Gl 2.16.
[15] 3.21 La justicia de Dios: es decir, de qué manera nos hace justos ; véase Ro 1.17 nota ñ.[16] 3.21 Por la Ley y por los Profetas: los dos grupos principales de las Escrituras del AT. Cf. Ro 1.17; 4.3. Véase Introducción al NT.[17] 3.22 Gl 2.16.
[18] 3.23 De la gloria de Dios: Cf. Ex 40.34-35; 1 R 8.11. Puede referirse a la relación original del ser humano con Dios, a cuya imagen gloriosa fue creado (Gn 1.26-27; 1 Co 11.7). Tal relación se perdió a causa del pecado.
[19] 3.24 Y son justificados: o declarados justos por Dios. Véase Ro 1.17 nota ñ.[20] 3.24 Redención: o liberación: Aunque la palabra griega puede referirse a la redención que se hace pagando un precio como rescate (cf. 1 P 1.18), es más probable que Pablo aluda aquí a la liberación de Israel de la esclavitud de Egipto, que Dios realizó con su poder (cf. Ex 6.6; 15.13), y a la liberación del pueblo después del destierro (cf. Is 43.1,14). Dios, por la muerte y resurrección de Jesucristo, realiza una liberación de alcance universal. Cf. Ro 8.23; 1 Co 1.30; Ef 1.7; Col 1.14.
[21] 3.25 Ef 1.7; 1 Jn 2.2. Propiciación por medio de la fe en su sangre: es decir, sacrificio para obtener el perdón (cf. 1 Jn 2.2). El término griego traducido por propiciación se usaba para designar la tapa del arca del pacto, donde el sacerdote rociaba la sangre del animal sacrificado el Día del Perdón (Lv16). Se refiere aquí al valor de la muerte de Cristo. Véase Jn 1.29 n.; cf. Ef 1.7; Heb 9.12-15,24-26; 10.1-14; 1 P 1.18-19, y los pasajes sobre la Cena del Señor (Mt 26.28 y paralelos).
[22] 3.25 Pasado por alto: otra posible traducción: perdonado.[23] 3.28 Hch 13.39; Ro 1.17; Gl 2.16; Ef 2.8-9; 2 Ti 1.9; Tit 3.5.
[24] 3.30 Dt 6.4.
[25] 3.31 Objeción del supuesto interlocutor (véase Ro 3.7 n.).